Javier Soto Nantes

pruebas-128_javier-soto_nantes

Nacido en Pamplona en 1960, reside en Villava donde tiene su estudio. De formación autodidacta se dedica a la escultura desde hace 12 años. Trabaja de técnico aeronáutico y monitor de formación continua para trabajadores.

Ha expuesto sus trabajos en 6 ocasiones: Palacio Zuasti, Casa cultura de Tafalla, casa cultura de Villava, Casa de cultura de Zizur, Deproart, y ahora en CANVAS.
Próximas propuestas en Bilbao y Madrid.

Ha sido un proceso evolutivo hasta llegar a los volúmenes expuestos ahora. El material usado es alabastro de gran pureza y translucidez, poco que ver con la idea generalizada que se tiene sobre este material algo denostado, y que se ha utilizado desde la antigüedad. Alabastro y luz van de la mano.

La línea de trabajo es la abstracción geométrica, basada en el ángulo resto, el cuadrado y el cubo. Con estos pocos elementos y la forma de iluminarlos es posible crear un enorme juego de posibilidades espaciales, que han ido conformando un lenguaje propio y personal marcado por la homogeneidad y la delicadeza visual.

El tratamiento casi quirúrgico de preparación y ensamblado de las piezas, son una parte de la factura final de la obra, la otra es el estudio y las posibilidades de iluminación para conseguir diferentes efectos.

Las esculturas pueden funcionar bien por sí solas, pero cuando son colocadas sobre una superficie iluminada, es cuando la luz penetra en el interior y se crea la magia de espacios de luz y sombras que enganchan de forma definitiva al espectador.

Son piezas atemporales, como la geometría y como la luz. Resultan piezas amables, que funcionan por inducción, que invitan a la contemplación serena, reflexiva, meditativa, haciendo que sean habitables los espacios generados de luz y sombra. Se produce un efecto resonante.